QUE LA ALERGIA NO TE DETENGA, SIGUE PRACTICANDO DEPORTE

QUE LA ALERGIA NO TE DETENGA, SIGUE PRACTICANDO DEPORTE

¡Por fin llega el buen tiempo! ¿Por fin? El sol y las buenas temperaturas invitan a calzarte las zapatillas cada día, pero más de uno tiene razones poderosas para lamentarse: el polen, los árboles, el aire… la dichosa alergia. Y si eres corredor de trail, la cosa se complica mucho más. ¿Quedarse en casa? Siempre que puedas, ¡no! El ejercicio físico es la mejor manera de fortalecer tu cuerpo para enfrentar adversidades (desde lesiones hasta alergias), así que no esperes a que sea demasiado tarde para empezar a moverte. Aquí tienes algunos trucos que te pueden ayudar a sobrevivir a la alergia sin renunciar a tus salidas.

Identifica el origen

    Si todavía no has pasado por el alergólogo, fíjate en el momento en que te aparecen los síntomas: lugar, momento, circunstancias, tipo de árboles, plantas, hierbas y flores que te rodean y qué síntomas te produce (irritación de ojos, lloros, estornudos, asfixia, tos…). No siempre está tan claro: a veces las zonas con mucha madera o el propio exceso de ejercicio provocan síntomas alérgicos.
Pero no te pongas la bata blanca: la última palabra la tiene el médico, que te ayudará a poner remedio cuando le expliques todo esto.

Planifica de manera adecuada tus salidas

    Los niveles más altos de concentración del polen suelen darse por la mañana, así que si te es posible, sal a correr por las tardes o noches. Si te coincide un día de lluvia, mucho mejor: te será más fácil correr después de que un chaparrón haya limpiado la ciudad. Pero si tu alergia es al moho, por ejemplo, los días de lluvia no te harán ningún bien: cuanto más seco, mejor.

Observa, mide y actúa

Antes de salir, asegúrate de que los niveles de concentración de polen en la zona en la que vives son asumibles. En polenes.com puedes consultar estos y otros datos. 

Prevenir, siempre

Si tu alergia alcanza niveles importantes, toma un antihistamínico antes de salir a correr. Ten en cuenta que algunos antihistamínicos influyen en tu hidratación: has de reforzarla si ingieres estos productos.

En todas sus versiones… ¡más agua!

Los síntomas de la alergia aumentarán a medida que se incremente tu rodaje, así que el agua se puede convertir en tu mejor aliada. Además de hidratarte de manera concienzuda: dúchate más a menudo… ¡no te olvides de la cabeza! Es la parte del cuerpo en la que más se cumula el polen. Lava la ropa después de cada rodaje para asegurarte de eliminar los restos de polen que puedan quedar.

Si nada de esto funciona, puede ser el momento de bajar el nivel o incluso darte unas vacaciones. Tu cuerpo agradecerá que le cuides para poder seguir corriendo durante muchos años

 

 

 

Fuente consultada Runner´s World  http://bit.ly/2opcg1m

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *