En Onsen, la actitud por encima de la aptitud

En Onsen, la actitud por encima de la aptitud

La actitud tiene que ver con las ganas que tenemos de hacer las cosas. En cambio la aptitud tiene más que ver con un saber qué hacer determinado.

La gente Onsen antepone  la actitud a la aptitud. Cuando hablamos de actitud nos referimos a cómo una persona se enfrenta a una situación determinada. Tiene mucho que ver con el estado anímico y está reforzada por la manera que tenemos de ver el mundo, nuestras creencia y nuestros pensamientos.

La aptitud por contra, se refiere más a la parte del conocimiento y la capacidad que se tiene para solucionar los problemas. Por tanto, se aleja de los sentimientos y tiene más que ver con las capacidades o cualidades.

 

Por poner un ejemplo claro… Marta mañana irá a la clase de ciclo indoor que imparte Ester a las 9:30h. Marta es una muy buena deportista y además es una socia que lleva mucho tiempo con nosotros y que además asiste habitualmente a las clases de ciclo. Marta conoce la actividad y tiene buenas aptitudes que le permiten a nivel físico aguantarla sin problemas. Ahora bien, Marta mañana se levantará espesa, discutirá en casa y además llegará justa de tiempo a la clase porque antes ha tenido que parar en todos los semáforos que hay hasta el gym, un hecho que la enfadará bastante. Su actitud ante la clase de mañana es negativa porque trasladará sus problemas a la sesión y estará totalmente descentrada. Marta no afrontará la clase de mañana con la actitud adecuada. Su sentimiento al finalizar la misma será negativo. 

Se pueden tener muy buenas aptitudes, pero a nosotros nos interesa que además de aptitudes haya una gran actitud. Lo ideal lógicamente es una mezcla de las dos, pero la actitud en muchas ocasiones se sobrepone a la aptitud. Alguien con actitud positiva puede llegar a conseguir los conocimientos necesarios que le permitirán obtener aptitudes de cara a afrontar los problemas. Que suceda lo contrario es imposible. Gente con muchas aptitudes pero sin actitud positiva, es alguien que sabe mucho pero que es incapaz de ponerlo en práctica. 

Para concluir podemos decir que la actitud vence a la aptitud y lo más importante, tanto la una como la otra pueden mejorarse y potenciarse.

Así pues, mañana arrancamos la semana con una actitud super positiva y con ganas de comernos el mundo.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *